jueves, 14 de enero de 2016

Acuarela con Nuria e os Cativos


   Hacía tiempo ya que se lo había prometido, tanto que cuando me puse a ello, ya tuvo a sus mellizos; por lo que la lámina se convirtió en un retrato triple de la orgullosa madre.
   Esta Navidad fue mi forma de darle las gracias por estar ahí en mis horas bajas y, por supuesto, por haberme hecho formar parte de esa familia que habéis creado. Quérote, moza!

Bosquexo a lapis

Primeiras veladuras

No hay comentarios:

Publicar un comentario